ARTÍCULOS ESPECIALES

LA ESTRUCTURA DEL YOGA

En el yoga hay muchos caminos diferentes, y algunos libros llegan a describir hasta cien tipos Distintos. Sin embargo, la mayoría de esos caminos es una variación de unas cuantas Formas básicas. Las variaciones nacieron de las modificaciones hechas para los diferentes Temperamentos y creencias de las personas.

Casi se podría afirmar que hay un camino específico paracada individuo, porque cada uno tiene una personalidad distinta. Aun así, también es cierto que en la personalidad humana hay más similitudes que diferencias.

Todos tenemos unas características básicas, como las emociones, la actividad mental, intelectual o física. A partir de esos aspectos comunes, el yoga se ramifica para ayudarnos a desarrollar las diferentes facetas de nuestra personalidad.

Los caminos

Hemos de recordar que todos esos caminos nos llevan al mismo punto, es decir, al origen. A menudo se los compara a distintos ríos que fluyen hacia el mismo mar; durante su recorrido, los ríos se encuentran hasta llegar juntos al océano, por lo que se trasforman completamente. Con las distintas formas de yoga pasa lo mismo; al principio tienen características específicas, y a veces incluso puede parecer que se contradicen pero, a medida que uno avanza por una o varias de estas sendas, las diferencias desaparecen gradualmente.

Las ramas principales del yoga son: hatha, raja, Patanjali, bhakti, mantra, dhyana, jñaña, karma, japa, kundalini, kriya y swara. Todas las variaciones se pueden clasificar en cinco grupos básicos, que corresponden a los aspectos predominantes de la personalidad humana.
  • Karma Yoga - El camino de la acción
  • Bhakti Yoga - El camino de la devoción
  • Jñaña Yoga - El camino del conocimiento
  • Raja Yoga - El camino de la introspección
  • Hatha Yoga - El camino de equilibrar las energías física, sutil y mental del cuerpo
Todos los caminos del yoga persiguen el mismo fin: la salud física, la paz mental y la consciencia superior.

En términos generales, las demás formas de yoga pueden incluirse bajo uno de esos cinco epígrafes. Todos tenemos tendencia a la introspección, a preguntarnos sobre la naturaleza de la vida. A la vez, todos tenemos tendencias emocionales por naturaleza, y cada uno de nosotros realiza continuamente acciones de una forma u otra. Por último, todos tenemos un cuerpo, una mente y también un cuerpo bioplásmico, aunque pocos sepamos acerca de esta faceta de nuestro ser. La manera en la que estos aspectos diferentes actúan y se combinan entre ellos es lo que determina la personalidad de cada individuo.

Algunas personas son de naturaleza más emocional y devocional que otras; para ellas, el camino adecuado sería el del bhakti yoga. Las hay, en cambio, que no pueden estarse quietas; para ellas, el karma yoga sería la mejor opción. Otras son más tranquilas e introspectivas, y observan sus propias reacciones frente la vida; en este caso se recomienda el raja yoga. Quienes tengan una tendencia innata a preguntarse acerca de la vida, aquellas personas tercas, en el sentido de que no aceptan ninguna respuesta si no está basada en la experiencia personal, deberían practicar jñaña yoga. Luego están las personas más prácticas y terrenales, que son capaces de hacer el trabajo necesario para aunar las fuerzas de cuerpo y mente de la mejor manera posible para conseguir la salud física y la paz mental a través del hatha yoga.

Lo mejor es incorporar algo de los cinco caminos y poner un énfasis especial en el más adecuado según el aspecto predominante de la propia personalidad.



Artículo publicado en Yogaworld
©Todos los derechos reservados